Mi experiencia tras la terapia con Martha ha sido muy buena. He podido conseguir equilibrio en mis emociones y he mejorado en mis diferentes estados de abatimiento. Asimismo creo, y quizás esto sea lo más significativo, que he logrado elaborar estrategias para seguir avanzando.

― Lucía Hidalgo