Regresiones psicológicas del DUELO MIGRATORIO

terapia-gestalt-madrid

Hola!

Cómo vas? Espero que con fuerzas y energía, empezamos el segundo mes del año, como pasa de rapido el tiempo. Asi que pa´delante y pa´atrás asustan!

Recuerda que ahora estoy escribiendo cada 15 días o dos semanas, lo pongo de nuevo en esta entrada por si no te habias enterado 😉 vamos a ello.

El duelo migratorio conlleva regresiones psicológicas. Entendemos por regresión psicológica el mecanismo generado por el bloqueo que supone afrontar situaciones complejas para las cuales la persona no tiene respuestas ni recursos.

Mediante este mecanismo se regresa a etapas precedentes donde el afrontamiento si fue eficaz.

En el proceso migratorio se está sometido a un sin fin de cambios y adaptaciones. Es frecuente sentirse abrumada e insegura. Las conductas regresivas expresan una búsqueda de apoyo y ayuda.

Las conductas regresivas más frecuentes son:

-Conductas de dependencia y comportamiento sumiso

-Conductas de queja y protesta no acorde a la edad de la persona ante situaciones de frustración y dolor.

Es frecuente que esta queja y protesta se dirija a quienes mejor tratan a la persona migrante, lo cual es muy desconcertante. La queja se manifiesta allá donde puede ser contenida.

Estas regresiones no se deben confundir con incapacidad o debilidad sino como reacción a una fuerte presión, tensión y estrés ambiental. La falta de apoyo familiar, la pobreza* en la red social favorece la aparición de estas regresiones (Achotegui).

En muchos casos, las regresiones a los rituales y costumbres vividas en la infancia pero que se han dejado de practicar de adultos, se vuelve a recuperar cuando se produce el “retorno”, se practican fiestas y tradiciones colectivas que ayudan al establecimiento del vínculo y adquirir más seguridad.

*Jurgen Habermas ha diferenciado que la pobreza no es sólo una carencia relativa y mensurable de bienes, servicios y oportunidades, es además un símbolo que en las sociedades más desarrolladas económicamente posee una función estigmatizadora: hace la persona pobre sospechosa, y a la pobreza causa de indignidad. Pues la persona pobre es infravalorada como persona y señalada como presunta culpable de su condición. No puede sorprender que las personas migrantes intenten evitar que les atribuyan estos significados, que implican una valoración negativa de la migración por motivos económicos.

Este bloqueo ante situaciones que nos superan o nos vemos incapaces es humano, aunque esa sensación es más aguda cuando te ves sin red (familia, amigas, vecinos, etc…) para caer si fuera el caso.

Como te he dicho algunas veces deseo y espero que estas entradas te alumbre un poquito más el camino. Si te gusto comparte.

Feliz semana!

Martha Echeverry Villegas

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s