DUELO MIGRATORIO

terapia-gestalt-madrid

Hola!

Como algunas ya sabéis soy colombiana, y también me siento ciudadana madrileña y del mundo aprovechando que tengo este espacio para escribir quiero empezar a mostrar esa otra ventana que está abierta en mi vida, y que agradezco desde hace años tenerla. Esa ventana es la migración o inmigración, y me gustaría que muchas personas se sientan reflejadas, apoyadas y representadas en algunos de mis artículos.

Y otras muchas que de alguna manera se acerquen o entiendan sentires y situaciones de sus amigas, vecinos, compañeros, madres, padres…

 

Empiezo con el tema del duelo migratorio.

El proceso de duelo ya fue descrito en el siglo XVII. Desde hace mucho tiempo se observó esa nostalgia y desarraigo en situaciones diversas: en soldados que tras prolongadas campañas militares sin regresar a su país se sumían en el decaimiento y la tristeza; o en campesinos que migraban a las ciudades…

No es un fenómeno nuevo, al contrario es tan antiguo como el ser humano mismo, en la medida que las personas se han visto atrapadas entre: la necesidad-deseo de conocer-explorar nuevos territorios y el deseo-necesidad de echar raíces y afincarse en los territorios conocidos.

Los duelos no solo da lugar a ganancias y beneficios sino que también conlleva una serie de tensiones y pérdidas.

Un duelo por lo que se deja atrás: la cotidianidad con la familia, las amigas, los vecinos, el paisaje, el clima, etc. Todo lo que rodea a la persona que migra es nuevo.

Por duelo se entiende el proceso de pérdida de una persona, objeto, evento o lugar significativo.

Es un proceso psicológico que comprende cambios en el estado de ánimo como asimismo a nivel fisiológico y social. La intensidad y duración de este proceso será proporcional al significado de la pérdida.

Se describen cuatro etapas en los duelos migratorios: la etapa de “luna de miel”, “la etapa depresiva- “adaptación” y la etapa de rechazo de la cultura original

Etapa de Luna de Miel: las expectativas son muy elevadas, la intención de mejorar las condiciones de vida, el éxito… Cuando estas no se cumplen son fuente de frustración, desánimo, resentimiento…

Etapa depresiva no todo el mundo la vive, y si se vive, no todas las personas lo hacen por igual; en algunos casos se permanece por largo tiempo (e incluso de manera permanente) en la etapa de idealización. Decíamos que esta etapa depresiva lleva incorporado varios factores:

  • La adaptación al idioma que lleva incorporado un cambio de identidad, supone entre otras cosas aceptar y/o desprenderse de o adaptarse a ciertos usos del país de origen.
  • La bajada de status social (el último que llega es el último en la cola para todo).
  • La disminución de la imagen social de la persona respecto de terceros y de sí misma.

Etapa “rechazo de la cultura de origen”, es menos frecuente, pero cuando se observa, implica un empobrecimiento personal, pues se desvalorizan partes importantes de la conformación de la personalidad, como si realmente una persona hubiera nacido en el momento de emigrar.

Me quedan muchas cosas pendientes por contar de este tema, más delante de volver a escribir sobre esto, espero que os sirva y os ayude a señalizar un poco más el camino 😉 si te ha gustado sería genial que compartieras!

Martha Echeverry Villegas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s